El arte de nominar el valor y el precio

Una cosa es el valor, tu valor; otra cosa es el precio que le puedes poner. Sin embargo, el precio deriva de tu capacidad para nominar tu valor. El precio que le pongas a tu valor no es lo último, es tan sólo una condición. Así, pues, es primordial nominar el valor y el precio. Con esa condición no llegas a ningún sitio si no lo pasas a cobro; y el cobro requiere de algo más que reconocer un valor y ponerle precio. Cobrar supone establecer una relación con las personas que van a financiar tu valor; y este hecho está en relación directa con tu capacidad para entender el lenguaje con que el mercado expresa sus necesidades, del cual aparecerá la oportunidad para establecer relaciones concretas con quienes van a recibir el fruto de tus capacidades hechas valor, puestas precio, convertidas en reconocimiento concreto.

Así, pues, evita relacionarte con personas que no valoran lo que haces o lo que eres, aunque ellas pueden ser un reflejo de tu propia postura. Este es un tema sobre el que habría que reflexionar.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: